;
 ;
El tiempo de Oaxaca
  • Oaxaca de Juárez, sábado, 13 de abril de 2024

Ethan Crumbley, tirador de la escuela secundaria de Oxford en 2021, recibe cadena perpetua


REDACCIÓN VIVO NOTICIAS

redaccionvivonoticias@gmail.com

PONTIAC, MICHIGAN.- Un adolescente fue sentenciado a cadena perpetua el viernes por matar a cuatro estudiantes, herir a más y aterrorizar a la escuela secundaria Oxford de Michigan en 2021.

Un juez rechazó las peticiones de una sentencia más corta y aseguró que Ethan Crumbley, de 17 años, no tendrá oportunidad de libertad condicional.

Las condenas a cadena perpetua para adolescentes son poco comunes en Michigan desde que la Corte Suprema de Estados Unidos y el tribunal más alto del estado dijeron que los actos violentos de menores deben verse de manera diferente a los crímenes de adultos.

La decisión del juez Kwame Rowe se produjo tras los angustiados comentarios de las familias de los fallecidos y los supervivientes que hablaron sobre cómo les ha afectado la tragedia.

"SOMOS MISERABLES"

"Sus declaraciones”, dijo Rowe, “no caigan en oídos sordos”.

Crumbley, que tenía 15 años en el momento del tiroteo, se declaró culpable de 24 cargos, incluidos asesinato en primer grado y terrorismo.

“Somos miserables. Extrañamos a Tate”, dijo Buck Myre, el padre de Tate Myre. “Nuestra familia tiene un agujero permanente que nunca podrá arreglarse, jamás”.

Nicole Beausoleil recordó haber visto el cuerpo de su hija, Madisyn Baldwin, en la oficina del médico forense, con su mano con las uñas pintadas de azul sobresaliendo de una cubierta.

“Miré a través del cristal”, dijo Beausoleil.

Jill Soave, la madre de Justin Shilling, le dijo al tirador que ejecutó a un niño que podría haberlo ayudado a superar los difíciles años de la adolescencia.

 “Si estuvieras tan solo, tan miserable y perdido, y realmente necesitaras un amigo, Justin habría sido tu amigo, si tan solo lo hubieras pedido”, dijo Soave.

Crumley, que tenía 15 años en el momento del tiroteo, miró hacia abajo mientras Soave y otros hablaban. También tendrá la oportunidad de dirigirse al juez y posiblemente explicar por qué cree que se le debe evitar la cadena perpetua.

Kylie Ossege explicó cómo había instado a Hana St. Juliana “mil veces” a seguir respirando mientras esperaban ayuda sobre una alfombra empapada de sangre. Su compañero de clase murió.

Ossege, ahora estudiante universitario, recibió un disparo y continúa luchando contra el dolor diario debido a las lesiones en la columna.

“Poder pasar una pierna por encima de mi caballo es mi terapia. Es pura alegría”, dijo sobre Blaze. “Hace dos años que no puedo hacerlo”.

La abogada defensora Paulette Michel Loftin ha argumentado que Crumbley merece una oportunidad de libertad condicional después de que su “cerebro enfermo” sea reparado mediante asesoramiento y rehabilitación.

Pero el padre de St. Juliana se burló de esa posibilidad.

"No puede haber rehabilitación", dijo Steve St. Juliana al juez. “No hay absolutamente nada que el acusado pueda hacer para ganarse mi perdón. Su edad no influye”.

En un diario, el tirador escribió sobre su deseo de ver sufrir a los estudiantes y la probabilidad de pasar su vida en prisión. La víspera del tiroteo grabó un video en el que declaraba lo que haría al día siguiente.

Más de 20 personas dieron declaraciones sobre el impacto en las víctimas a primera hora de la tarde del viernes. Algunos llevaban camisetas en honor a los estudiantes caídos. El juez permitió brevemente que colocaran cerca de él una fotografía enmarcada de Myre.

Los oradores recordaron el día y sus consecuencias en detalles grandes y pequeños. Una mujer dijo que todavía está ansiosa simplemente por entrar en Meijer, una gran tienda donde las familias se reunieron inmediatamente después del tiroteo.

Linda Watson dijo que su hijo, Aiden, que recibió un disparo en la pierna, todavía no va a la escuela durante un día completo. Ella recordó que la familia se quedó en un hotel porque a él una pistola de clavos que se usaba en su vecindario le parecía una pistola real.

“Aiden tendrá que lidiar con esto por el resto de su vida. ... Este tirador, este monstruo, debería sentir todo duro y doloroso por el resto de su vida”, dijo Watson.

Al igual que su hijo, Jennifer y James Crumbley están encerrados en la cárcel del condado. Están a la espera de juicio por cargos de homicidio involuntario, acusados de hacer accesible un arma en casa y descuidar la salud mental del tirador.

Crumley y sus padres se reunieron con el personal de la escuela el día del tiroteo después de que un maestro notara dibujos violentos. Pero nadie revisó su mochila en busca de un arma y se le permitió quedarse.

El tiroteo ocurrió en Oxford Township, a unas 40 millas (60 kilómetros) al norte de Detroit. Además de los cuatro estudiantes que murieron, otros seis estudiantes y un profesor también resultaron heridos.

El distrito escolar de Oxford contrató a un grupo externo para realizar una investigación independiente. Un informe publicado en octubre decía que “los pasos en falso en cada nivel” (junta escolar, administradores, personal) contribuyeron a la tragedia.

El comportamiento de Crumbley en clase, incluida la visualización de un video de un tiroteo y municiones de armas en su teléfono, debería haberlo identificado como una “amenaza potencial de violencia”, según el informe.

 

Canal de WhatsApp

Notas relacionadas



Comentarios